¿Por qué metes una toalla en la lavadora?: te parece poca cosa pero no lo es: ¡verás cómo cambian las cosas!

Lavadora de maquillaje

LOS ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS DE HOY->

  • Puedes obtener inmediatamente un vale de 200 € para gastar en Amazon: así es como se hace
  • Johnson Oil: ¿Conoces estos 5 usos alternativos en el hogar? Pruébalos y nunca querrás renunciar a ellos
  • Whatsapp: el sistema para entender si alguien te ha bloqueado, solo te llevará un segundo

Cuando lavamos la ropa, sentimos una sensación de horror cuando nos damos cuenta de que nuestra amada ropa no es tan impecable y perfecta como nos hubiera gustado. En la lavadora, como sabemos, suceden los mayores desastres: ya sea el clásico y tan temido intercambio de color de un extremo a otro, por el que un hermoso suéter negro se vuelve rosa u otros colores mal definidos, o cuando olvidamos, por ejemplo, un bolígrafo dentro del bolsillo de la chaqueta que, reventando, mancha toda la ropa de tinta. Otro gran problema con el que todos hemos tenido que lidiar en un momento u otro es el tema de la pelusa, o el cabello que queda en las cabezas.

Pon una toalla en la lavadora, ¡es absurdo!

Maquillaje para lavar la ropa

Realmente un hermoso y buen caos: esto, de hecho, le da a nuestra ropa un aspecto de abandono que realmente nos hace temblar. ¡Terrible! Esto sucede por muchas razones: en primer lugar, la lavadora no se limpia. Esto provoca la acumulación de mucho pelo en el interior del filtro que, durante el lavado, se deposita en las prendas. También puede suceder que el pelo y el pelo de las mascotas terminen directamente en nuestros suéteres y se transfieran entre sí: por lo que puede valer la pena cepillar la ropa, antes de ponerla en el tambor, especialmente si tenemos amigos peludos.

Por esta razón, el truco de la toallita es útil. Si hay pelo o pelo, al meterlo en la lavadora, la toalla lo atraerá hacia sí misma, disminuyendo el número de pelos que se depositan en las propias prendas. En lugar de una toallita, también puedes usar una esponja.

Otro truco para evitar que se forme esa molesta pelusa, es darle la vuelta a nuestras prendas, para que el roce entre los tejidos -principal responsable del fenómeno- se produzca en el interior que, en consecuencia, también se lavará mejor: no está mal, ya que en promedio también es la parte de la ropa que tiende a ensuciarse más y con mayor frecuencia.

En definitiva, con este truco hemos solucionado uno de los problemas centenarios de la lavandería.